Saltar al contenido

La bucarofagia en la belleza femenina

Bucarofagia, curiosidades del mundo de la belleza femenina.

Desde tiempos inmemorables, tanto el hombre como la mujer han deseado lucir figuras esbeltas y bien cuidadas, lucir una bonita silueta o desear lucirla siempre estará en nuestros pensamientos pero nunca se a de poner en riesgo la salud a cambio de un cuerpo bonito, realmente jamás merecerá la pena.

Los trastornos alimenticios pueden causar muchísimo daño en nuestro organismo, las dietas y las modas serán siempre partes de un problema que afecta a millones de personas en el mundo.

Qué es la bucarofagia

La bucarofagia (quizás nunca lo hayas escuchado) es un trastorno alimenticio el cuál consiste en la necesidad de comer barro cocido.

Sin embargo, este comportamiento se cree que puede estar causado por una extraña reacción de nuestro cerebro cuando olemos el olor a barro cocido y de inmediato creamos la imperiosa necesidad de probarlo.

De igual forma ocurre con detergentes y jabones, o con la comida para gatos por ejemplo, en algunas personas ((Una de cada 20.000) alguna vez han probado estos u otros inquietantes “manjares”.

Por alguna extraña razón, en ocasiones podemos quedarnos entusiasmados con el buen olor de un jabón de Marsella, o de un suavizante para la ropa y querer llevar estos olores a nuestras papilas gustativas.

En el caso de la bucarofagia, este mismo problema se da cuando se huele el barro cocido, se prueba y se termina creando una adicción de la misma.

Comer barro, ¿Es buena idea?

Todo lo que sea salirnos de una dieta saludable no será nunca una buena forma de cuidarnos para nuestro cuerpo, y comer barro o arcilla desde luego menos.

Hace ya algunos años, en la aristocracia Española las mujeres de buena posición social o adineradas comían barro cocido creyendo que hacían un favor a sus esbeltas figuras pero nada más lejos de la realidad.

Comer barro, una moda del siglo de oro

Pintura – Las Meninas de Velázquez – Libro “Comer barro” de Nuria Llop

La idea o moda de comer barro (bucarofagia) nace en el siglo de oro (Siglos XVI y XVII) épocas clásicas y apogeos de la cultura española del renacimiento y el barroco respectivamente.

En aquellos años, entre las mujeres de la nobleza, saltó la moda (y en muchos casos la patología) de comer barro para lucir cuerpos esbeltos y delicadamente cuidados y de igual forma creían que la ingesta de barro o arcillas también eran eficaces como métodos anticonceptivos.

La singular cita “Niña de color quebrado, o tienes amor o comes barro” del inolvidable Poeta y dramaturgo Lope de Vega (1.562 – 1-635) hace referencia a la idea de que las muchachas solteras debían de comer barro para lucir hermosas y no quedarse para vestir santos.

Comer barro en el siglo de oro Español era sinónimo de nobleza entre las aristócratas de la época y ninguna mujer quería ser señalada, modas que a la larga pueden crear muy malos hábitos en la comida y ser muy perjudiciales para nuestra salud.

Consecuencias en la salud en los trastornos alimenticios

Una mala alimentación puede provocarnos un gran mal en nuestro cuerpo y la bucarofagia no lo iba a ser menos.

Consecuencias de la bucarofagia – Comer barro

Toda persona con adicción o trastorno debe necesitar ayuda profesional, pero los trastornos alimenticios realmente pueden acabar con nuestra vida.

Resultados de una pésima alimentación

  • Pérdida de peso exagerada.
  • Fragilidad en los huesos
  • Inexistente fuerza física
  • Apatía y desgana
  • Depresión
  • Falta de autoestima
  • Fallo renal
  • Hemorragias internas
  • Muerte de la persona afectada

Como puedes observar, la bucarofagia puede hacer mucho daño a tu cuerpo, considerar el comer barro no aportará nada bueno a tu organismo.